El infierno está en el número 6

La música la pone Moais, que por fin han sacado su EP. Por supuesto, como son gente del siglo XXI, han decidido que lo podamos disfrutar todos y lo podamos descargar: Moais – Tras las esquinas del círculo.

=http://arpia49.dontexist.com/wp-content/uploads/2009/03/04-antes-de-poder-salir.mp3,Moais

El infierno no está tan caliente como dicen, lo que pasa es que la gente entra acojonada y empiezan a susurrarse unos a otros ¡Qué calor hace! y claro, cuando un par de miles de millones de almas en pena se ponen a decir que hace calor, ya puedes estar en mitad del espacio (o unos metros más allá, no me voy a poner quisquilloso) que realmente vas a notar el calor, aunque sólo sea por los litros (he hecho los cálculos) de saliva que habrá flotando en el ambiente.

Quitando lo de la saliva, ya digo que no es un sitio tan malo. Cuesta encontrar una parcela libre, sí, pero no tardas demasiado en darte cuenta de que nadie tiene su asentamiento fijo y que dormir de pie no es tan desagradable. ¡Tienes toda la eternidad para encontrar un piso!

El día a día… es tedioso, no se puede negar. Tu ración de besos envenenados, de palabras necias, de falsas esperanzas, comentarios por la espalda, decepciones… al final uno se hace a todo. No es que te de igual, pero casi. Lo bueno es cuando llega alguien nuevo. Es de los momentos en los que realmente disfrutas. Te haces su amigo, tratas de acercarte y cuando ya cree que eres su único confidente… ¡zas! ración de besos envenenados, de palabras necias, de falsas esperanzas, comentarios por la espalda, decepciones…

Al principio tengo que reconocer que me parecía mal, pero una vez que te lo tomas como un juego… la culpabilidad no te oprime debajo del pecho. O dónde debería ir el pecho, porque otra cosa que la gente confunde es porqué a veces aparecemos como fantasmas. No se trata de que se nos haya derretido el cuerpo, ni de que de tanto trabajar nos hayamos quedado en los huesos, que va. El problema son los latigazos de los jueves. 666 latigazos a la semana, 52 semanas al año, durante “toda la vida”, puedes hacer que cada latigazo sólo te despedace un poquito, que con el tiempo lo pierdes todo. Tampoco es para tanto. Una vez que no tienes cuerpo, no te tienes que preocupar por buscarte un hueco dónde dormir, además, ¡es más fácil asustar a los novatos!

Lo que peor llevo sin lugar a dudas es la ausencia de un líder carismático que nos guíe. Satan… su momento pasó. Primero dejamos de temerle a Él, luego a Dios. Imagina la de tiempo que hace de eso ya. Hace bien en no aparecer en público, sería como ver a Induraín descolgándose del pelotón otra vez.

Hitler… Nadie sabe como arriba tuvo tanto éxito. El tío es feo y los malos con bigotes ya no nos asustan. Sin mano que levantar, no es nadie.

Anakin Skywalker… desde que decidió volverse bueno otra vez… la gente le señala con el dedo. Además, como todos los jedis, al morir dejan la ropa en ‘el plano mortal’ y francamente… llegar desnudo es una cosa, pero… aquí la excusa del frío no nos vale.

Al que espero con ganas es al T-800, ese sí que tiene un desnudo imponente y no Darek. Pero bueno, parece que aún le queda un tiempo en la Tierra tocando las narices con el papel que Skynet le ha dado.

Algún día contaré como logré salir de allí y lo mucho que me arrepiento… en el cielo hace tanto calor…

Despedidas

Ayer estaba hablando con Cinderella de lo que quiero hacer con mi vida a partir de verano y… es curioso como cada vez que hablo del tema digo cosas distintas para convencerme a mi mismo.

El año que viene quiero marcharme fuera, no hay día que no me lo diga. Tengo que aprender a desenvolverme bien en (al menos) inglés y quiero ver algo de mundo, aunque sin título de inglés y presumiblemente con la carrera sin terminar me veo en un burguer, pero casi que tampoco me molesta demasiado.

A pesar de todo, me cuesta tomar esa decisión, estoy muy a gusto aquí, no hay sino que ver la cantidad de entradas en el blog deprimentes y las demás. Una de las excusas que utilicé ayer para vender mi plan fue que el año que viene veré muy poco a mis amigos.

Que como ya estaremos cada uno por ahí y tal… pues para no verles ya me voy fuera y listo.

Es una excusa para mi. Voy a una asignatura o a ninguna, según la semana, y paso más tiempo en la universidad que en mi casa, cargo portátiles y libros infernalmente pesados haciéndome hora y media de camino desde el curro hasta la uni, no hay viernes que aún estando en casa no me vaya a la TDQ con sólo mentarla, lleno bandejas de entrada con correos para quedar todas las semanas (sorry Raúl)… Será porque no quiero perder a tanta gentuza.

Pero no puedo pensar que el año que viene me lo voy a pasar tan bien como éste, no puede ser. El año que viene no podrá ser de nuevo el primer año que logro salir con Jesús, no me sorprenderé de que me pongan torreznos de tapas constantemente, no sería mi primera cena de clase, no sería mi primera superbowl, no sería la primera vez que celebro mi cumple, ni que voy al GDD, ni tantas y tantas cosas que sólo las pongo en los contras porque si no… no me mueve nadie.

Todo se trata de irse haciendo una coraza, para que cuando llegue el momento de las despedidas duelan menos. Aunque aún queda tiempo y tengo promesas que cumplir.

Demasiado soso, lo sé. Trataré de compensarlo en la próxima entrada, así que… hagamos un buen fin de semana, otra vez.

Nokia 810, GPS e histerias varias

Pese a lo que puse en el artículo anterior, el GPS del Nokia 810 parece funcionar. Ayer estuve probando otro en el patio de la uc3m en Leganés y después de un ‘buen rato’, terminó por saber ‘dónde estaba’, las primeras comillas son porque con compañía el tiempo no se puede medir y las segundas porque como no tenía el mapa del Reino de España, la marca de posición se quedaba en mitad de una pantalla blanca.

Lo anterior hace que esté contento por un lado, el PFC quedará mucho mejor siendo ‘fiel’ a la idea original, pero por otro lado me fastidia haber perdido la mañana del Domingo pasado sin conseguir que funcionara. En fin, cosas más raras han pasado (que es el título de la entrada anterior, aunque ponga la canción en éste).

El martes aproveché para seguir probando cosas, concretamente la cámara. Lo bueno: cuando estás emulando (y supongo que en el nokia hará lo mismo, Debian inside!), busca la webcam en /dev/video0 con lo que es posible simular la cámara del cacharrín. Lo malo, mi webcam es de las que no le gustan y no funciona. Siempre me ha dado problemas… investigaré a ver si puedo lograr que se vea, pero en la práctica me da un poco igual, porque viendo que el programa compila/ejecuta… con un poco de cabeza debería poder ejecutarlo en el 810 sin problemas.

Una de las cosas que peor veo después de unos cuantos días programando es que no tengo mucha idea de C, no me da miedo, me gusta aprender, pero… a la hora de hacer alguna cosa avanzada, me va a dar algún dolor de cabeza. No soy capaz de pensar en un problema y ver la estructura del código antes de escribirlo. Es cuestión de práctica, seguro.

La otra cosa que me hace perder el tiempo es que no veo claro que librerías hay que pasarle al compilador en cada caso, en las páginas de ejemplos suele venir el código, pero no las opciones de compilación y hasta que descubro que librería es la que hace falta, me vuelvo un poco loco. De todas maneras, eso un número limitado, gstreamer, webcam…

En resumen, avanzo despacito, pero avanzo.

Cosas más raras han pasado

‘Cause we hunt you down without mercy

Hunt you down all nightmare long

Feel us breathe upon your face

Termina un fin de semana extraño. Han pasado cosas regulares, cosas buenas y cosas malas. Si no hace mucho me temía un palazo en la cara, creo que el primero ha llegado. No ha sido demasiado fuerte, simplemente un aviso para navegantes.

Pensaba que el viernes iba a ser un día grande, al fin y al cabo, el plan era conocido, todos en la Taberna de Quique y luego corriendo a Madrid. Celebrábamos el cumple de Chemi y lo pasamos bien. Pero por la noche… me rallé (por razones que nadie se imagina, dicho sea de paso) y me fui prontito. Tuve un flash al llegar a casa (me di cuenta de que el mundo me daba un palazo de aviso y no uno a traición) y me di cuenta de que tengo tres o cuatro objetivos en mente y eso requiere más concentración de la que le estoy poniendo.

El sábado amanecí de mala leche, pero un paseo por el Retiro para leer y un mojito con la amiga adecuada puede hacer cambiar cualquier cosa. Una noche muy muy tranquila, pero muy agradable. Es bueno oírse contando tus ‘problemas’, te ayuda a ponerlos en su sitio. Jejeje, ¡parezco un teenager!

Total, que el domingo me he levantado de muy buen humor, he bajado al Retiro de nuevo a probar el GPS del cacharrín, que no ha funcionado, he buscado un plan para la tarde, que no ha funcionado, he intentado encontrar un correo explicándome porqué suspendí un trabajo que tampoco he encontrado. ¿Resultado? Buscar alternativas para lo del GPS, buscar planes mejores y echarle más horas a la uc3m. Lo que suele llamarse tirar pa’lante. Todas estas buenas vibraciones se han confirmado haciendo 10km en unos 54 minutos. En realidad he corrido 12, pero calculando la media me sale eso, así que… seguramente pueda bajarlo un minutillo más si me esfuerzo 🙂

La verdad es que nunca pensé que fuera a poner una canción de Metallica y menos del disco nuevo, pero… me ha levantado el humor este fin de semana.

Por cierto tengo muchísima sed 🙁