Reloj de arena

Hay gente que se molesta porque el tiempo pasa, las flores se marchitan, nada dura para siempre y los corazones cambian. Pero si no fuera porque el tiempo se nos escapa de las manos no podríamos vivir y disfrutar, por lo que recomiendo a todo el mundo estar un rato, apenas un instante, con la boca cerrada y disfrutando del cosquilleo de la arena resbalando entre los dedos.

Escrito a la vuelta de un Leganés – Alcorcón – Madrid.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *