Un loco de dientes sudorosos

Ayer pasaba por delante de la tele y vi que estaban poniendo El Club de los Poetas Muertos. Una peli con 20 años encima y que recuerdo de manera especial porque, al menos por un tiempo, fue la película favorita de mi hermana.

Me senté a verla un ratillo, la última vez que la había visto habría sido hace diez años o así. La escena que me cuadró tenía lugar en la clase. Por lo visto el profesor había mandado a sus alumnos a escribir algo de poesía. El bueno de Todd Anderson (Ethan Hawke) está nervioso porque no ha podido prepararse nada, parece un tío bastante vergonzoso. El profe le invita a subir a la tarima y a decir lo que se le ocurra sobre la foto de un escritor que hay sobre la pizarra (no sé quien era) y en un alarde de genialidad, el bueno de Todd lo describe como:

Un loco de dientes sudorosos

Sentado en el sillón, dije la frase unos cuantos segundos antes de que viniera a cuento y me sorprendió muchísimo acordarme de esa frase. Pero creo que he encontrado la razón de por qué la recuerdo.

Creo que esa frase y la manera de la que sale de la boca de Todd se corresponde con mi manera de escribir. Me gusta adjetivar. Me gustan los adjetivos que acaparan la atención y dejan al sustantivo en la sombra, quitándole el protagonismo. Me encanta cerrar los ojos y dejar que las manos escriban lo que se me pasa por la cabeza, no importa que no sea bueno, sólo importa que sea muy mío.

Para mi es alucinante.

Estos días he estado reflexionando un poco sobre mi manera de escribir y sobre lo que escribo. Ha sido muy extraño y estoy pensando (pensar significa estar atento a ver si algo me suguiere una idea) en que me apetece escribir alguna historia “larga”. Por larga se entiendo algo como Una histeria muy personal. Quizá sea el momento y quizá sea el lugar. Mira por dónde, a lo mejor ya tengo el título.

4 thoughts on “Un loco de dientes sudorosos”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *