Hay mundo más allá de tu PTR

Por norma general me gustan más los títulos autoexplicativos, pero este me gusta.

El hecho: Hace unos días el Gobierno se equivocaba al querer sacar una ley en la que una autoridad no judicial iba a tener capacidad para cerrar un web que distribuyera contenido pirata.

Mi opinión: El que una autoridad no judicial tenga capacidad de cerrar una web no me gusta. El Gobierno dijo que no iba a cerrar ninguna web, que el reglamento se aclararía, pero a mi no me entra en la cabeza hacer una ley de algo que no se va a hacer cumplir me parece que no tiene ningún sentido.

El hecho: La blogosfera arde y se leen cosas como “que se le acabe la subvención a los artistas”, que “si su modelo de negocio es anticuado, se busquen la vida”, “que el Gobierno no debe controlar internet”, “viva la piratería” y otras lindezas.

Mi opinión: Es evidente que la industria del entretenimiento ve como su modelo de negocio se derrumba, es cierto que algunos de los artistas más conocidos y de los miembros de la SGAE cada vez que hablan sube el pan, pero eso no significa que se les de o deje de dar subvenciones. La industria minera también las recibe, así como los agricultores que plantan lino, los abonos de transporte, las PYME e infinidad de cosas más, el dinero de los impuestos es, entre otras cosas, para repartirlo. Las subvenciones tienen su lógica y por muy mal que nos caiga Ramoncín © no debemos dejar a los artistas sin dinero. O al menos a mi me daría vergüenza pertenecer a un país dónde no se haga música, ni películas, ni teatro, ni cuadros de calidad, porque a los internautas les cae mal la SGAE. Por supuesto, lo que hay que hacer es procurar que el dinero se lo lleve quien lo merece, pero en eso me imagino que no hay mucho debate posible.

Sobre la piratería lo tengo claro. Yo pago por música y películas. Me gusta ir al cine, me gustan los conciertos. El problema para mi es que los distribuidores no se han adaptado aún y por eso no puedo comprar más, pero el día que Showtime me de la opción de comprar todas sus series por una cuota mensual para verlas en alta definición y sin tener que almacenarlo en mi PC, tengo claro que seré su cliente. La cultura de lo gratis me parece bien, pero hay que tener claro que hacer un disco, una serie o una peli tiene un precio y si nadie está dispuesto a pagarlo, no se van a hacer más. Habrá gente que haga cosas por amor al arte, por supuesto, pero en el mundo en el que vivimos, ¿qué pasaría si en la radio sólo sonara música de gente que no espera ganar dinero? Que la música, como la conocemos, se iría a la mierda, porque la gente quiere vivir de lo que le gusta y si todos nos dedicamos a bajarnos las pelis de moda en screener, estamos incumpliendo la ley, jodiendo a la industria y jodiendo a los artistas. Por supuesto yo ni defiendo este modelo de negocio ni de vida consumista y además creo que algo pasará para que el ocio no se acabe. Algo como lastfm, spotify o similar, pero todos sabemos que si no hay ingresos, esos servicios no se mantienen del aire.

Sobre lo de que los Gobiernos no deben meter mano a internet… ¿y de los pederastas nos encargamos nosotros? Los Gobiernos deben ser el reflejo de la ciudadanía. No me entra en la cabeza que el spam se vaya a acabar si los Gobiernos no deciden que eso es delito. Lo que no se puede hacer es querer intervención gubernamental para lo que nos gusta y que no intervengan para lo que nos venga mal a nuestro bolsillo.

Me da a mi la impresión de que bajo un asunto en el que se tiene razón, los jueces son los que tienen que cerrar las webs (o lo que sea) se están metiendo muchas cosas y hay mucha gente interesada, desde las empresas de gestión de derechos de autor hasta los vividores de la internet y, francamente, que el poder lo tenga la SGAE o los de la economía de la cancamusa me es indiferente.

Fin del asunto: me alegra que, de repente, se hable de política entre alguna gente, pero me parece que hay quien cree que es más importante lo que pasa con internet que el resto de cosas de su vida, por eso me da la impresión que la mayor parte del posible voto descontento con el PSOE, por este asunto, se va a ir al Partido Pirata y pienso que es un error ya que lo que debemos tener es un Gobierno que se preocupe del total de sus ciudadanos, no quiero ni ver que pasará si los mineros sacan su propio partido, los agricultores o los trabajadores de la construcción. Pero esto es otro tema y será tratado en otra ocasión.

Información sobre Wave I

Esta es la primera nota, espero que de muchas, que escribo sobre Google Wave, una tecnología que no ha hecho más que aumentar mis esperanzas en ese importante cambio en la manera de comunicarnos del que hablaba hace no tanto tiempo.

Trataré de escribir notas cortas en vez de una análisis de todo lo analizable que me llevaría semanas, no por mucho sino por vago, y probablemente estuviera desactualizado a la hora de la publicación.

Empezamos:

  • ¿Qué es Google Wave? Según uno de sus desarrolladores, es el correo electrónico si en se hubiera inventado hoy en vez de hace más de 40 años, pero entrando más en detalle es una herramienta para editar conversaciones en tiempo real.
  • ¿Qué ventajas se supone que tiene eso “del tiempo real”? Que, aunque estés acostumbrado a otra cosa, varias personas pueden estar contestando en una conversación y leerse de forma ordenada ¡a la vez!
  • No me parece suficiente como para todo el follón que está montando en la “prensa friki”. Por supuesto, puedes hacer muchas cosas más. Añadir fotos y que a los demás les aparezcan en tiempo real, sin actualizar, traducir lo que una persona dice en otro idioma mientras escribe, compartir vídeos, hacer anotaciones, editar cosas escritas por otros… un mundo enorme de posibilidades.
  • ¡Pero yo pensaba que esto iba a ser una cosa molona como Facebook, Tuenti o Twitter! No, esto es demasiado… “grande” ahora mismo como para que alguien que sólo busca actualizar su estado o cotillear fotos lo use, sin embargo, es posible que le de a algunos de esos servicios nuevas posibilidades (más sobre esto en una posible entrada).
  • Me he cansado de leer por hoy, dime por qué debería pedirte una invitación, explícame un caso concreto. Imagina que tienes un grupo de amigos a los que les gusta organizar cosas por correo. Imagina que de repente tienes que añadir a alguien a una serie de correos (conversación en gmail, de sistemas que no agrupen las conversaciones en hilos ni hablo), le mandas un correo a todos, añadiendo a la última persona, pero sólo va a ver el último correo. Con wave podrá ver todo lo que se ha comentado, además de poder verlo por orden cronológico con una herramienta muy chula en la que puedes ver como ha evolucionado esa conversación.

¿Quiero decir con esto que wave le será íltil a todo el mundo? No, seguramente su éxito esté por debajo del de facebook, pero por encima del de Google Docs. Tiempo al tiempo.

Si aún no te he convencido del todo, prueba a ver el siguiente vídeo, de desarrolladores para desarrolladores.

Convertir vídeo en HTC Magic desde Linux con Arista

Por desgracia nuestro cacharrito favorito no soporta muchos códecs de vídeo… además de que la resolución máxima es 320×480 así que si queremos ver videopodcast, series, el universo mecánico, charlas o lo que sea, tenemos un problema.

Al menos en karmic koala (creo que en jaunty también) hay un conversor de vídeo muy muy intuitivo (odio tener n^n opciones en una GUI, para eso está la línea de comandos) que se llama arista.

Para tenerlo todo perfecto para nuestra magic, he creado un perfil que hay que copiar en /usr/share/arista/presets/ una vez instalado arista.

Aunque vale con editar el magic.xml para echar un ojo, estos son los parámetros:

Vídeo H.264
Audio AAC

25 frames por segundo, en mp4.

Creo que si la calidad o resolución es más baja, la mantiene, pero no estoy seguro. Seguro que se puede mejorar.

Si alguien se anima a hacer un icono svg más mono que mi magic.png (es una foto real y con transparencia) que la pase, que yo no quería liarme mucho.

Descargar el preset.

¡Happy encoding!

Cambios en la manera de comunicarnos

Llevo un tiempo pensado en escribir algo al respecto, pero con esto del twitter, facebook, google reader, identi.ca, etc, parece que escribir en el blog es el último recurso. Pero de eso va el artículo, de como hemos ido cambiando (mejor dicho, como he ido cambiando yo) mi manera de comunicarme.

Todo empieza con el teléfono fijo

Yo era un enano y aquel aparato al que mi hermana parecía enganchada a mi no me atraía para nada. Recuerdo a mis padres diciéndole que tenía que hablar menos por teléfono, pero no creo que a mi me lo dijeran nunca. Cuando era pequeño me daba mal rollo llamar a mis amigos… si lo cogen los padres hay que estar dando explicaciones. ¿Cuándo inventaría algo que se comunicara directamente con una persona y no con una casa?

Y llegó el busca

Nunca tuve uno, pero recuerdo que Killer-Cola los empezó a regalar y a mi se me hacía la boca agua.

El móvil

Una de las cosas buenas de tener un primo teleco es que tuve móvil relativamente pronto. No el primero, pero pronto. La maravilla de los SMS y de dar toques y que en el otro extremo descifraran si eso significaba “conectate”, “ya llego”, “llego tarde”, “he leído tu mensaje” o “me acuerdo de ti”. ¡Qué tiempos! Me gustaba esa comunicación pero los móviles han cambiado… pero eso llegará más tarde.

El IRC

Me encantaba el IRC, con el mIRC, claro. Entrabas en un canal y ahí estaban tus amigos, hablando entre ellos, podías apuntarte a una conversación en curso o abrir un privado. Tenías lo bueno del fijo y lo bueno del móvil.

El MSN Messenger

Yo no fui nunca de ICQ, llegué tarde, pero en cuanto el “MSN” se hizo popular en estas tierras, todo se fue a la mierda. Todo. La gente dejó de usar el IRC y ya no había manera de entrar en una sala y encontrar a tus amigos ahí. Podías hacer un chat en grupo, pero tenías que estar invitando uno a uno y eso era una mierda. Las conversaciones pasaron de ser en grupo a individuales. Para acabarla de joder, llegaron los colorcitos, las frases gilipollezcas en los estados y los virus del MSN.

Jabber/gTalk

Una vez asimilado el fracaso del IRC y resignado a usar el MSN, llegó mi afición por Linux y parece que los frikis de la libertad usaban un protocolo llamado Jabber que permitía algunas cosas interesantes, como estar conectado desde varios sitios a la vez o las salas de chat. Al poco, Google creo gTalk, basado en jabber. Una pequeña maravilla que al estar integrada en el webmail ha hecho que su uso y comodidad se extendieran entre los frikis menos frikis.

Blog, Tuenti, Facebook, Twitter, google reader e identi.ca

Llega la web 2.0 y a mi me entusiasma compartir noticias con los demás. Mientras se desarrolla el dospuntocerismo escribo cosas en mi blog bastante a menudo. El microblogging hace su aparición y uno empieza a escribir chorradas a menudo, con lo que deja de lado los largos artículos. Más adelante, la opción de comentar todo vía Facebook o en el propio google reader hace que las conversaciones respecto a un mismo tema se dispersen, cosa que no me hace demasiada gracia.

Y, por fin Android No tengo un iPhone, no quiero un iPhone.

Tengo un HTC Magic con Android. La manera de comunicarme desde que tengo este bicho ha sufrido un cambio. Estoy 24 horas al día disponible en mi cuenta de gtalk, cualquiera puede hablar conmigo sin gastar un duro. Leo el correo en tiempo real si no estoy en casa. Mi dependencia de la comunicación por teléfono se ha desvanecido.

Google Wave

Si con los servicios 2.0 todo se disgrega, veremos como actúa Wave, yo soy bastante escéptico, supongo que porque no lo he probado, pero si pudiéramos volver a unir los comentarios en un flujo creo que nos encontraríamos con un salto comparable al uso de gTalk en lugar del MSN. ¿Tendremos por fin una “sala” dónde poder encontrar no sólo a nuestros amigos sino las conversaciones?

Guardando valores con Gconfd

Esta entrada no es exclusiva de Maemo, ya que podemos programar utilizando Gconf también desde otros entornos, normalmente un GNU/Linux con GNOME.

Aunque en principio la existencia de un registro nos puede recordar al registro de Windows, sobretodo si comparamos sus editores regedit y gconf-editor, hay una diferencia clara entre ambas opciones. El registro de la empresa de Redmond, almacena valores tanto para configuraciones de usuario como para configuraciones de sistema. Por otra parte, el registro de los sistemas con el pingüino, sólo almacena configuraciones pertenecientes a un usuario concreto. La principal ventaja, en caso de que estropees algo jugando con el registro, sólo corre riesgos tu usuario.

La funcionalidad que nos ofrece el uso de un registro es poder acceder de forma centralizada a valores de variables “públicas”. Digo públicas porque quiero recalcar que los datos del registro son accesibles a todas las aplicaciones que esté ejecutando el usuario. Esto nos provee de otra forma más de intercomunicar aplicaciones.

Por poner un ejemplo: tenemos un programa que detecta nuestra posición y queremos que cuando estemos en nuestro lugar de trabajo, utilice el proxy de la empresa. Pues modificamos la clave reglamentaria y listo. Gconf nos proporciona, además, notificaciones, para que si estamos vigilando un valor y una tercera parte hace un cambio podamos reaccionar. En nuestro ejemplo, el navegador sería avisado de que se ha cambiado el valor del proxy y haría las peticiones a través de el.

A la hora de trabajar con el registro es importante recordar algo que al menos a mi se me olvida a veces: los valores por defecto. ¿Qué pasa si la clave no existe? ¿Qué pasa si la clave tiene un valor que no nos interesa?

Conectando el Nokia 810 por USB en Ubuntu

USB

Todo lo que voy a contar ahora lo he probado en mi Ubuntu Karmic, que en estos momentos se encuentra en fase alpha (concretamente alpha 6) así que no es seguro que los pasos funcionen en próximas o pasadas versiones, ya que se está cambiando la forma de funcionar de algunos servicios en Ubuntu. Aún así y por lo que recuerdo, los pasos son similares a los de Ubuntu Jaunty.

Empezamos por el principio:

Lo primero es instalar en nuestro Nokia 810 unas cuantas utilidades básicas: xterm, ssh-server y maemo-pc-connectivity, con ellas podremos acceder por ssh, tener una consola y conectar el trasto al PC. Cosas básicas para cualquiera que tenga un 810 y quiera cacharrear (no recomiendo para nada este dispositivo para usarlo en la vida real, no he probado el n900, estoy muy contento con mi HTC Magic).

Configurando el Nokia 810:

Antes de conectar el cable USB, accedemos a: Aplicaciones – Ajustes – Panel de Control. En el apartado Extras encontramos la herramienta USB networking. Hacemos clic en el botón “Setup USB networking” y si no obtenemos ningún mensaje de error, ya hemos hecho todo el trabajo necesario en el “móvil”.

Por desgracia esta aplicación te permite volver a hacer clic aunque ya esté configurado, lanzando un bonito mensaje de error diciendo que el módulo no se ha podido cargar. En realidad el módulo ya está cargado así que no hay problema. Pero estas son cosas mías que tampoco afectan demasiado.

Configuramos nuestro equipo:

Ahora toca la parte que puede cambiar con distintas versiones de Ubuntu, pero que si no recuerdo mal, lleva al menos dos versiones estables funcionando.

Una vez enchufado el cable, en nuestro gestor de conexiones (network-manager) añadimos los siguientes datos a nuestra conexión que por defecto se llamara Auto usb0:

Dirección: 192.168.2.14
Máscara: 255.255.255.0

Acto seguido podemos hacer un script para configurar las reglas de iptables para que nuestro Nokia acceda a internet usando nuestro PC.

echo 1 > /proc/sys/net/ipv4/ip_forward
iptables -P FORWARD ACCEPT
iptables -A POSTROUTING -t nat -j MASQUERADE -o eth0

Siendo eth0 la interfaz por la que nuestro PC acceded a internet. El script habrá que ejecutarlo con permisos de administrador.

Para dejar las reglas como estaban:

echo 0 > /proc/sys/net/ipv4/ip_forward
iptables -t nat -F POSTROUTING

En su mayor parte la información la he sacado del manual de maemo de Interconexión por USB. Pero modificadas algunas cosas para mi gusto.

Nueva versión de Cuentas (0.0.3)

Ha sido un parto doloroso, pero tras una noche de picar código… ¡ya está de vuelta la funcionalidad para importar amigos desde Gmail!

Se puede descargar el código de la última versión desde github: git://github.com/arpia49/cuentas.git

Por supuesto, también puedes acceder a la aplicación web de Cuentas.

Actividades de la uc3m

Esta es una pequeña entrada para criticar a mi universidad (Universidad Carlos III de Madrid). ¿Por el precio de los créditos? ¿Por el ridículo paso al grado? ¿Por las dispensas limitadas? ¿Por las trabas para matricularte de más de dos cursos a la vez? ¿Por tener que aprobar prácticas, teoría y problemas del examen para aprobar la asignatura? ¿Por lo poco que valen las prácticas en relación a la nota final? No, en este caso no va a ser por ninguna de esas cosas, ni por otras del estilo de las que hablamos cada vez que el estrés puede con nosotros.

Voy a hablar de la pésima organización de las charlas y demás eventos interesantes.

Una de las cosas que creo que menos aprovecho en la universidad son las charlas o las presentaciones de proyectos. No me termino de poner las pilas, pero creo que en parte no es culpa mía.

¿Tanto cuesta hacer un calendario con las charlas, ponencias y proyectos? No, no cuesta nada. Si nos ponemos cutres lo podemos hacer con google calendar y permitir importarlo.

En vez de esta manera, que no creo que se me haya ocurrido por ser un lumbreras, de vez en cuando recibo un correo diciendo que dentro de dos meses habrá una charla. Ese es el caso bueno, tienes tiempo de apuntarla y listo. El caso malo es cuando recibes el correo dos meses antes, una semana antes y/o 10 minutos (verídico) antes de la charla.

Algunos profesores ya tienen disponible un calendario en formato ical para las prácticas, ¿tanto cuesta hacer un calendario general del departamento/universidad? Conseguiríamos, por ejemplo, que si estoy por la universidad sin nada que hacer y veo una charla vaya seguro y no creo que la afluencia de estos eventos sea tan grande que podamos despreciar a los frikis.

Bueno, pues dicho y hecho. Aquí el enlace a un calendario sobre actividades relacionadas con la telemática. Según me vaya enterando de las cosas, las iré añadiendo, lo cual me obliga a hacer una entrada en breve sobre como utilizar los calendarios dignamente en un escritorio GNOME.

Google Latitude en HTC Magic, Ubuntu y Archlinux

Creo que este es uno de los títulos más largos que le he puesto a una entrada, no en vano, nos hemos tirado todo el día jugando con Google Latitude.

Información por encima.

Para quien no sepa de lo que estoy hablando, se trata de un servicio de la omnipresente Google que nos permite saber dónde están nuestros amigos (si ellos quieren). Para mi gusto la privacidad está muy bien implementada, una vez que alguien nos invita a compartir nuestra localización, tenemos tres opciones:

  • Mandarlo a freír espárragos. Pasar del tema, que no te digo dónde estoy, que no me caes bien.
  • Vale, me pillas en un compromiso, te voy a decir en que ciudad me encuentro, pero olvídate de seguirme la pista muy de cerca
  • Quiero que seas capaz de encontrarme, que para eso me caes bien. Útil también por si me pierdo (o saber dónde tienen el móvil que me lo han tangado). Máxima precisión.

Además tenemos la opción de dejar de compartir nuestra localización temporalmente a todo el mundo o establecerla a mano.

Otra cosa muy interesante es que podemos decirle que añada nuestra ciudad y país al estado de Google Talk, con lo que podemos incluso informar a los que se resisten a utilizar Latitude.


Localización en el estado

Un poco más técnicos
El funcionamiento es fácil, se sirve de datos de localización diversos para informar. Desde la posición del GPS que ofrece mi móvil hasta la dirección IP de mi red. En la práctica podemos usar Latitude desde diferentes dispositivos, móviles y ordenadores incluidos, por supuesto.

En mi HTC Magic sólo necesitas ir a la aplicación de Google Maps y decirle que te unes a Latitude, podrás invitar a tus amigos desde la aplicación y la verdad es que me resulta mucho más cómodo y fácil que desde el PC. En la Magic se ejecutará un demonio que se encarga de actualizar tu posición. Yo utilizo triangulación desde las redes inalámbricas y funciona muy bien sin quemar la batería.


Opciones para Latitude en HTC Magic.

Desde un PC es algo menos… interesante, aunque viene bien para saber si llega ya o no ese amigo con el que quedaste en la uni para hacer unas prácticas. Encontraremos problemas tanto en Archlinux como en Ubuntu 9.04. El logo y la marca de Firefox no son software libre, con lo que llaman a la versión 3.5 de Firefox Shiretoko. Eso hace que no podamos instalar Google Gears, extensión que necesitamos para compartir nuestra localización desde el PC. Es muy fácil de arreglar, tecleas about:config en la barra de direcciones y cambiamos el valor de general.useragent.extra.firefox. Dónde ponga Shiretoko, ponemos Firefox y ya podemos instalar Gears y empezar a cotillear desde nuestro pc. Para eso tenemos que añadir latitude a nuestro igoogle, que tendrá que estar en inglés. Un poco engorroso.

Así que lo dicho, si a alguien le apetece curiosear por dónde andan sus amigos y tiene un portátil, un PC, una Magic, un iPhone o un móvil con wifi, es muy posible que pueda ver consumados sus sueños de cotilleo.

Cómo elegir las contraseñas

Siempre he estado muy orgulloso de mis contraseñas. Últimamente (las tres últimas) las he sacado de Futurama, esa gran serie.

Una pista de una que ya no uso:

El precio de una pizza de queso y un refresco grande en Panucci’s Pizza

Es la contraseña que escribe Fry para sacar todo su dinero del banco. 1077

Y mi versión de la contraseña era: diez,s77

Letras, números y una coma. A mi me gusta, aunque es un poco corta.