Un mes con el Moto 360

Moto-360_Map-820x420Ya llevo un mes con mi reloj Moto 360, el que puede haber sido el reloj con Android wear más esperado del 2014 y tengo que decir que estoy extremadamente contento.

Lo primero que tengo que decir es que hace muchos años (desde pequeño) que no uso reloj. Como a tantas otras me personas me resultaba poco práctico la molestia del reloj cuando vivo rodeado de ellos, especialmente el del móvil.

Pero ha pasado una cosa en los últimos años, aunque la tecnología (especialmente Android) que hay detrás de los móviles me apasiona, el tener que usar el móvil no me gusta nada. Estar pendiente de donde está, usarlo en invierno por la calle y que se me congelen los dedos (maravillosa semana invernal en Suiza hace una par de años en la que pensé que perdía la mano), querer mirar algo mientras conduces (coche, bici…), notificaciones molestas constantemente durante todo el día… Pero esto con el reloj me resulta menos molesto de hacer.

Mi uso principal del reloj

Las cosas por las que me dan vida en el día a día se resumen en cuatro puntos:

  • Ver las notificaciones sin que me moleste, una vibración poco molesta, un vistazo rápido y borrar notificación.
  • Contestar a chorradas sin escribir en el móvil. Gracias a que distingue muy bien lo que le dictas, es ideal para despachar rápidamente un chat.
  • Ver la hora.
  • Ver quién me llama.

Con estos tres puntos, puedo asegurar que me despreocupo totalmente del móvil durante el día. Salvo que quiera leer alguna noticia o usar el GPS (mientras Waze no esté integrado con el reloj…). De verdad es una gozada vivir sin móvil y no perderte nada.

Otras cosas que me gustan

26moto-360-smartwatch moto_360-624x351Junto con lo anterior hay un par de cosas por las que recomendaría el reloj:

  • El cargador, que lo convierte en reloj para la mesilla de noche.
  • La duración de la batería, desde las 9:00 hasta las 23:15 y está al 68%. Se ve que las últimas actualizaciones han mejorado mucho este punto que sale como negativo en todos los análisis.
  • Fluidez. Todas las pantallas van fluidas, los que dicen que no en los análisis o deben haber probado una versión anterior.
  • El diseño. Es bonito tanto en negro como en plateado y aunque en la tienda de Google sólo hay dos correas, las que se venden en EEUU son muy bonitas. Cuestión de tiempo.
  • Todo el mundo te pregunta que tal, es un reloj que destaca y nadie me ha dicho que no sea más bonito en la realidad que lo que se imaginaban. Especialmente la gente se sorprende de que no sea tan grande como parece en la propaganda.
  • Puedes llevar música en el reloj y salir a correr con auriculares bluetooth.
  • Puedes usar la navegación caminando en bici sin necesidad de poner tu vida en peligro mirando el móvil.

Cosas que no me gustan

  • Que no se pueda utilizar con iOS. Por motivos laborales llevo un iPhone conmigo (a veces) y me fastidia no poder tener las notificaciones. Espero hacer un artículo sobre iPhone 6 + iOS 8 en breve.
  • Navegar por la pantalla a veces no se hace intuitivo, pero como hay poco que hacer enseguida te das cuenta de que ese gesto que pruebas no vale, que es otro.
  • La correa está demasiado gastada para llevar un mes de uso (es de cuero de mentira).

Resumiendo

Es un reloj chulo, si te gusta no perderte las notificaciones y odias el móvil, es muy útil. Pero es difícil de recomendar con el precio que tiene a menos que seas amante de la tecnología (es un regalo genial para alguien como yo) a amante de los relojes (que los hay muy caros).

Se supone que cada reloj que sale tiene más ventajas (el último de Sony tiene GPS integrado para salir a correr y no necesitar el móvil), quizá mejores baterías están por venir, pantallas con mejor calidad… es más ¡hasta Apple va a lanzar el suyo propio en breve! Si no tienes prisa, no corras a comprar uno de estos relojes, el futuro pinta interesante.

¿Para qué vale un Chromecast?

ChromecastEl Chromecast es un aparato bastante pequeño que permite hacer streaming desde tu tele.

Si nos ponemos menos técnicos lo que consigues con este cacharrín es hacer a tu tele “inteligente” por un precio bastante asequible, 35€.

Si tienes una tele con una entrada HDMI pero no tienes conexión a internet es una buena manera de poder disfrutar de Youtube en la pantalla grande.

Pero algo más hará, ¿no?

Hace otra cosa, y es poner la pantalla (y el sonido) de tu móvil / tablet / PC en la tele. Además de esto, hace tanto como las aplicaciones que tengas en el móvil y cada día hay más aplicaciones con soporte. Aunque para mi lo mejor que tiene es lo que te evita hacer: utilizar el mando de la tele. Seamos sinceros tengo delante de mi un mando a distancia con 53 botones (los he contado) y utilizarlo para algo que no sea cambiar de canal es un sufrimiento.

Pon un par de ejemplos porque me sigue pareciendo una chorrada gastar 35€ para ver Youtube en la tele.

  • Jugar en el móvil / tablet viendo el juego en la tele. Imagina el caso, estás sentado en el sofá y tienes a una persona a tu vera jugando, pues ya puedes verlo por la tele. Además de esto, hay juegos que ya vienen integrados como por ejemplo Just Dance. Los juegos tipo concursos de preguntas y respuestas o un bingo también pueden ser divertidos.
  • Poner música en una fiesta. QCast Music es la respuesta a la fiesta youtube. Esta aplicación te permite que todos las personas que estén en tu casa puedan añadir su música a una playlist y al creador de la misma pasarlas si son bazofia. Una cosa curiosa que tiene es que cuando se está quedando vacía la lista avisa a todo el mundo para que pongan más temas. La parte mala es que sólo funciona con Google Play Music pero teniendo en cuenta que puedes subir la música (legal o no) que quieras. Me enrollaría a contar por qué tienes que usar Google Play Music, pero no es el momento.
  • Servicios tipo Plex. Si tienes un media center en casa sabes que utilizar el mando de la tele es un horror, es más probable que mires todo tu catálogo que hacer una búsqueda con un teclado en pantalla. Con el Chromecast tu mando es el móvil por lo que no sufrirás tanto.
  • Ver fotos y dar la lata a las visitas. Quizá sea lo que menos valoro pero siempre que pongo alguna foto en la tele me da un ratito de alegría.

Espero que poco a poco vayan saliendo más aplicaciones compatibles y que hayan algunas ideas originales como las de QCast, en un mundo en el que la tele en directo cada vez me interesa menos, el poder acceder a contenidos de calidad cuando a mi me de la gana de forma cómoda es un plus.

¿Algo más que deba saber técnicamente?

Sí, es importante saber que si no estás usando la funcionalidad de mostrar en la tele la pantalla de tu móvil/tablet estos no hacen sino de mando a distancia, es decir, que el Chromecast se estará descargando el contenido directamente desde internet por lo que no fundirá la batería de tu móvil.

Chromecast es compatible con Android, iOS y con PC.

La tecnología que hace que no sea necesario estar conectado a la misma WiFi que el Chromecast para poder usarlo (fiesta Youtube) es bastante curiosa.

Ahorrar en el gasto de móvil, la vía Google

Esta entrada creo que va a ser larga pero interesante, voy a mezclar una serie de asuntos que pueden hacer que se reduzca tu factura de móvil.

Para empezar, tengo que comentar que todo lo que voy a contar comienza con Vodafone, decidiendo que mi tarifa plana de Internet por un precio de X euros, pasaba a la historia, cobrándome un par de euros más al mes y limitando mis descargas a máxima velocidad: peor servicio, mayor precio.

Después de más de 10 años con Airtel/Vodafone, me tragué el orgullo y seguí, pero hace un par de meses que estaba recibiendo (y muy pronto) un aviso de que había llegado a mi límite mensual que estaba en… 150MB ¿estamos de coña? Según en que apartado de la web, tenía 150MB o 500MB, muy bonito.

Hace al rededor de un par de meses, descubrí las tarifas de Pepephone y como es muy fácil de echar las cuentas, miré como sería la factura de las tres cuentas de mi familia (entre 20€ y 30€ de gasto mensual cada una) y… me ahorraba más de 600€ al año, y eso que estaba añadiendo una tarifa extra de datos. Esos 600€ al año significa que cada tres años podríamos comprar un móvil libre de última generación.

No me gusta hacer publicidad, así que quien quiera, que mire los precios, realmente aconsejo en el 90% de los casos pasarse a un operador minoritario, a menos que alguna de las tarifas de los grandes se te adapte como un guante. A mi me echaba para atrás tener límite de datos, pero he visto que tirando de WiFi en casa y en el trabajo los 651MB me sobran. Y si tengo que pagar un poco más por una urgencia, los pago.

Primer paso, completado, hemos pasado de pagar una pasta por cada llamada a 3 céntimos por minuto a cualquier número y hora y 7€ de Internet, pero aún hay más.

¿Tienes cuenta de Gmail? Por que puede ser que empecemos a hablar de cosas serias.

No sé si sabes que desde Gmail puedes tener charlas con voz GRATIS. Sí, como Skype, de ordenador a ordenador, de ordenador a móvil o de móvil a móvil. ¿Te das cuenta de lo que acabo de decir? Gratis. Y en la web en la que miras el correo todo el día, de manera transparente, le das a comenzar charla y sonará en el ordenador o móvil de la otra persona.

Oye, pues teniendo en cuenta que hay un montón de gente con móviles con android que TAMBIÉN puede hacer estas llamadas por Internet (recomiendo hacerlo vía WiFi) pues ya sólo queda buscar una solución para llamar a la gente que está desconectada de la tecnología.

Sí, te voy a dar una solución y es con Gmail. ¿Sabías que también puedes hacer llamadas a números fijos y móviles? Como en skype, pero desde la misma web en la que revisas el correo, chateas y llamas a tus amigos. Chúpate esa Whatsapp. El precio de las llamadas a móvil es más caro que las de Pepephone si te pasas de un minuto, pero las llamadas a fijos sólo valen 2 céntimos.

No ha estado mal, pero aún lo podemos hacer más divertido.

¿Conoces Google+? No me digas que no, es la red social de Google, esa en la que puedes hacer vídeo conferencia gratis con amigos desde el móvil o desde el ordenador. Pues si activas las opciones extra también puedes meter a gente hablando desde el fijo de casa (o cualquier otro número de teléfono). Montar tu party-line con amigos conectados y llamadas baratas a fijos no tiene precio.

Sí, Skype es muy útil, pero es una aplicación extra que, entre otras cosas, cuando la tienes instalada en varios dispositivos se vuelve loca.

Sí, Whatsapp es muy útil, pero si estás en el ordenador, te toca la moral tener que escribir en el móvil.

Seamos realistas, si nos ofrecen unos servicios tan completos, tan baratos y tan bien centralizados no tiene sentido no usarlos.

Imagen de alancleaver_2000 con licencia Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

Google+ cambiará mis navidades

Estoy seguro de que estas navidades una parte importante de la gente con internet en el móvil va a felicitar por WhatsApp. No voy a entrar ahora en contar por qué paso de usar ese programa (de verdad, no lo tengo instalado).

Yo voy a intentar hacer algo más original, lo cuento.

Hace poco leía en el blog de google un artículo muy interesante, Las quedadas en google+: yendo más allá de los cambios de estado (inglés). En este artículo explican como funcionan las quedadas en Google+ y las mejoras que irán añadiendo en breve:

  • Puedes hacer videoconferencia con 9 amigos.
  • Si tus amigos no están en el ordenador, se pueden conectar desde la aplicación de Google+ para móvil y, si tienen cámara disfrutar del momento igual que las de este anuncio, si no tienen cámara, sólo será de audio (y podrán hacer lo mismo que en este otro anuncio, pero sin verse).
  • Si quieres añadir a alguien que no tiene teléfono molón… ¡llamas por teléfono! ¡Esto es la leche! Me imagino a las familias que viven lejos unos de otro disfrutando de la última jugada de los críos en la cena, todos juntos.
  • Para la gente famosa, se habilitará poder retransmitir en vivo por youtube (entrevistas, conciertos en casa…).

Yo ya tengo en mente que el día de fin de año habrá una quedada en mi Google+ para quien quiera felicitarme de verdad y no con un copiar y pegar en el WhatsApp.

Flipando con mi Samsung Nexus S

Hace ya algo de tiempo que me quedaba maravillado con la cantidad de cosas que podía hacer con mi querido ex-móvil pero ha llegado el momento de dar otro paso más allá.

Al terminar mi carrera del sábado (ya haré una entrada sobre la Tenerife Blue Trail del sábado pasado) mi querida hermana me esperaba con una Sorpresa en la meta, ¡móvil nuevo!

No voy a perder mucho el tiempo contando que se me cae la baba con él, sino que voy a repasar rápidamente lo bueno y lo malo:

Lo bueno:

  • Tarda 20 segundos en arrancar. No es broma.
  • Todo funciona como un tiro. Cosas que yo pensaba que iban lentas por la red (como hacer check-in en Latitude) funcionan ahora perfectamente.
  • La pantalla se ve de cine (a falta de compararla con una SuperAMOLED en la misma mesa).
  • La cámara graba con muy buena calidad y tiene flash.
  • Se ve bonito en mi mano.
  • NO parece un **** hayFON.
  • Tiene entrada normal para auriculares/manos libres.
  • Tiene NFC (esta semana santa pediré cosas frikis para programar).
  • No ha tardado nada en configurar mis apps como en el teléfono viejo (si bien es gracias a Android, no al Nexus, pero la gracia es que ni he notado que trabajaba).
  • No lleva tarjeta microSD, la memoria es interna. Después de que me timaran por una basura de tarjeta de 4GB, agradezco que sea memoria rápida y que no la pueda perder.

Ahora viene lo malo:

  • No tiene led para las notificaciones. Es LO PEOR, aún sabiendo que lo habría notado vibrar, le he dado a encender la pantalla 10000 veces en el trabajo. Como Samsung ha decidido no traer SAMOLED a España, el noled no me vale.
  • No viene con Cyanogenmod, una pena, porque aunque Android 2.3.3 mola, las ROMs de Cyano son un guante.
  • No viene con funda y la carcasa de plastiquete, aunque lo hace ligero le da una pinta de frágil (por rayarse) que no veas.

Lo anterior es lo que he visto en dos días de uso, lo que aún no puedo valorar es la batería, por ejemplo, pero parece que mejor que el móvil viejo sí que va.

Recomendaciones para los que no saben si esperar a los bichos de doble núcleo:

Si eres capaz de sobrevivir sin LED y quieres tener soporte de Cyano, esta parece una buenísima opción. Personalmente creo que los pepinos de doble núcleo van mejor dirigidos a jugones y tablets, no tanto a correos, maps y angry birds.

Android y las tarjetas de memoria

Esta mañana (en realidad me desperté a la hora del segundo postre gracias a tirarme las noches con el PFC) vi un correo de uno de mis ex-compañeros de curro en Dycec. Me llevé un par de alegrías, la primera porque es un chaval muy majo, con el que me río mucho y siempre manda cosas con las que reírme. La segunda razón es porque me escribía para pedirme opinión y para los narcisistas como yo, eso te alegra la mañana.

El tema en concreto es que no sabe si hay algo que tener en cuenta a la hora de pillar una tarjeta de memoria para su deseado móvil con Android. Voy a tratar de responder a su pregunta de dos maneras, para la gente normal y para los que buscan exprimir un poco más sus terminales. Sí, el segundo apartado será para tirarme el rollo con algo que no le interesa ni al 10% de la población que pueda equivocarse y leer este blog (o quizá sí).

  • Lo primero a tener en cuenta es el tamaño. Calcula en función del uso que le des al móvil. Si lo vas a usar de disco duro portátil para compartir cosas con la gente, tira por lo más bestia, si sólo para música… calcula la pereza que te da cambiar la música y si es poca puedes optar por unos 4GB, si quieres guardar pelis lo mismo, si te da pereza pasarlas a formato “nativo”ª (adaptado al tamaño de la pantalla) pilla una grandota. En cualquier caso, ponte una cifra para gastar y procura no pasarte, es la parte fácil.
  • Lo segundo es la velocidad. Existen distintas velocidades en este tipo de tarjetas y según para lo que lo quieras te puede merecer la pena gastarte más dinero. Si vas a sacar muchas fotos con tu móvil (que suerte, la cámara de mi magic es una mierda) te interesa una buena, para que entre foto y foto no se te ponga a llover. Si vas a estar metiendo y sacando datos constantemente (el modo disco duro portátil del que hablaba antes) también te interesa una de las buenas. Si vas a escuchar música que no vas a estar cambiando… no te molestes en gastar dinero.

Extra para la versión no friki: si vas a usar mucho el navegador gps o juegos “tochos” (tipo FIFA) yo me pillaría una de las rápidas, tanto las voces del GPS como los datos de los juegos se guardan en la SD, así que siempre es interesante que sea rápida.

Aquí empieza lo friki, probablemente quieras seguir leyendo, pero no para aprender nada sino para sentirte orgulloso de no perder tanto tiempo aprendiendo gilipolleces como yo.

Hay dos cosas más a tener en cuenta relacionadas con las tarjetas de memoria y android.

  • Desde Froyo podemos, de manera oficial, instalar apps en la SD. Esto se inventó para la gente (por llamarlos de alguna manera) que se instalan todo lo que tiene un icono molón. Se quedaban sin memoria interna y… algo había que hacer. Personalmente yo no lo uso porque no tengo tantas apps instaladas y porque no funciona bien, especialmente con los widgets. En cualquier caso, si eres una de estas personas cuanto más rápida la tarjeta, mejor.
  • Si usas una ROM modificada, cosa que si tienes un móvil con Froyo no será necesario, pero si tu operadora o tu fabricante te ha dejado de lado con las actualizaciones puede ser una buena opción existe la posibilidad de crear una partición de swap. A mi no me gusta la idea y no la tengo, pero, de nuevo, si quieres usarla cuanto más rápida sea tu tarjeta, mejor.

Las razones para que no me guste la partición de swap es que hacen un trabajo que no necesito, permiten que haya más aplicaciones corriendo de fondo (andorid cuando se queda sin memoria termina las apps que hace más tiempo que no se usan y estaban abiertas (la explicación de este comportamiento es larga, pero el resumen es “No instales un task killer”)), pero con el coste de que el acceso a la SD es más lento que a la memoria interna del teléfono. Personalmente no necesito tener muchas aplicaciones cargadas en memoria ya que por norma general sólo escucho música y alguna cosa más, pero puede que si estás cambiando constantemente entre aplicaciones puedas verle el beneficio al asunto, pero… eso no es todo. Por desgracia no creo que sea fácil saber cual es la cantidad recomendada para usar de swap. El principal problema es que la swap está para usarla y si la haces muy grande, con tanta información guardada en la SD va a llegar un punto en el que todo se relentice (sobretodo si hay más probabilidades de que algo esté en la swap que en la RAM), pero si eliges un tamaño demasiado pequeño, no te valdrá para mucho.

Por supuesto, es una opinión personal, pero cuanto más leo (sobretodo en la lista de desarrollo de android) más me doy cuenta de que este tipo de soluciones mágicas son un problema ya que las cosas pueden dejar de funcionar como uno las diseña porque gracias a la ROM que uno se ha instalado ahora el sistema no funciona como dice la documentación de android sino como le da la gana a los cocineros de turno.

Espero que sea un artículo útil para quien llegue hasta aquí.

2010 intenciones

Hace ya unos cuantos días que Rober hacía una llamada general para que contásemos lo que esperamos del 2010, me he retrasado un poco, espero que me sepa perdonar.

No son muchas, pero son las que se me ocurren ahora mismo. Es posible que me falten cosas relacionadas con la música o con la política, pero con este frío (tengo los pies helados) es difícil pensar.

Creo que si cumplo más de la mitad estaré contento, pero vamos a por todas.

  • Terminar la carrera.
  • Intentaré trabajar en algo que me apasione y sea un reto.
  • Crearé mi primera aplicación para Android (más detalles a partir de Marzo).
  • OGT Inc. dejará de ser un proyecto simplemente (copiado de Rober).
  • Enamorarme al menos una vez cada fin de semana (no pasa nada si es de la misma persona/bar).
  • Correr una media maratón y una maratón completa.
  • Sacar más fotos.
  • Irme muy lejos o quedarme dónde estoy.
  • Hackear algunas cosas, preferiblemente relacionadas con GNOME.
  • Mantener el contacto con la gente “que me da la vida”.
  • Conocer más gente de las que me la quitan.
  • Placar a Chemi y dejarlo sin aire (desde el cariño).
  • Sobrevivir al día siguiente de la superbowl en el curro.
  • Organizar un cumple conjunto con Aida.
  • Montar un miniservidor casero con OpenSolaris y ZFS.
  • Ver a Pearl Jam en el BBK (y a Rammstein).

Convertir vídeo en HTC Magic desde Linux con Arista

Por desgracia nuestro cacharrito favorito no soporta muchos códecs de vídeo… además de que la resolución máxima es 320×480 así que si queremos ver videopodcast, series, el universo mecánico, charlas o lo que sea, tenemos un problema.

Al menos en karmic koala (creo que en jaunty también) hay un conversor de vídeo muy muy intuitivo (odio tener n^n opciones en una GUI, para eso está la línea de comandos) que se llama arista.

Para tenerlo todo perfecto para nuestra magic, he creado un perfil que hay que copiar en /usr/share/arista/presets/ una vez instalado arista.

Aunque vale con editar el magic.xml para echar un ojo, estos son los parámetros:

Vídeo H.264
Audio AAC

25 frames por segundo, en mp4.

Creo que si la calidad o resolución es más baja, la mantiene, pero no estoy seguro. Seguro que se puede mejorar.

Si alguien se anima a hacer un icono svg más mono que mi magic.png (es una foto real y con transparencia) que la pase, que yo no quería liarme mucho.

Descargar el preset.

¡Happy encoding!

Cambios en la manera de comunicarnos

Llevo un tiempo pensado en escribir algo al respecto, pero con esto del twitter, facebook, google reader, identi.ca, etc, parece que escribir en el blog es el último recurso. Pero de eso va el artículo, de como hemos ido cambiando (mejor dicho, como he ido cambiando yo) mi manera de comunicarme.

Todo empieza con el teléfono fijo

Yo era un enano y aquel aparato al que mi hermana parecía enganchada a mi no me atraía para nada. Recuerdo a mis padres diciéndole que tenía que hablar menos por teléfono, pero no creo que a mi me lo dijeran nunca. Cuando era pequeño me daba mal rollo llamar a mis amigos… si lo cogen los padres hay que estar dando explicaciones. ¿Cuándo inventaría algo que se comunicara directamente con una persona y no con una casa?

Y llegó el busca

Nunca tuve uno, pero recuerdo que Killer-Cola los empezó a regalar y a mi se me hacía la boca agua.

El móvil

Una de las cosas buenas de tener un primo teleco es que tuve móvil relativamente pronto. No el primero, pero pronto. La maravilla de los SMS y de dar toques y que en el otro extremo descifraran si eso significaba “conectate”, “ya llego”, “llego tarde”, “he leído tu mensaje” o “me acuerdo de ti”. ¡Qué tiempos! Me gustaba esa comunicación pero los móviles han cambiado… pero eso llegará más tarde.

El IRC

Me encantaba el IRC, con el mIRC, claro. Entrabas en un canal y ahí estaban tus amigos, hablando entre ellos, podías apuntarte a una conversación en curso o abrir un privado. Tenías lo bueno del fijo y lo bueno del móvil.

El MSN Messenger

Yo no fui nunca de ICQ, llegué tarde, pero en cuanto el “MSN” se hizo popular en estas tierras, todo se fue a la mierda. Todo. La gente dejó de usar el IRC y ya no había manera de entrar en una sala y encontrar a tus amigos ahí. Podías hacer un chat en grupo, pero tenías que estar invitando uno a uno y eso era una mierda. Las conversaciones pasaron de ser en grupo a individuales. Para acabarla de joder, llegaron los colorcitos, las frases gilipollezcas en los estados y los virus del MSN.

Jabber/gTalk

Una vez asimilado el fracaso del IRC y resignado a usar el MSN, llegó mi afición por Linux y parece que los frikis de la libertad usaban un protocolo llamado Jabber que permitía algunas cosas interesantes, como estar conectado desde varios sitios a la vez o las salas de chat. Al poco, Google creo gTalk, basado en jabber. Una pequeña maravilla que al estar integrada en el webmail ha hecho que su uso y comodidad se extendieran entre los frikis menos frikis.

Blog, Tuenti, Facebook, Twitter, google reader e identi.ca

Llega la web 2.0 y a mi me entusiasma compartir noticias con los demás. Mientras se desarrolla el dospuntocerismo escribo cosas en mi blog bastante a menudo. El microblogging hace su aparición y uno empieza a escribir chorradas a menudo, con lo que deja de lado los largos artículos. Más adelante, la opción de comentar todo vía Facebook o en el propio google reader hace que las conversaciones respecto a un mismo tema se dispersen, cosa que no me hace demasiada gracia.

Y, por fin Android No tengo un iPhone, no quiero un iPhone.

Tengo un HTC Magic con Android. La manera de comunicarme desde que tengo este bicho ha sufrido un cambio. Estoy 24 horas al día disponible en mi cuenta de gtalk, cualquiera puede hablar conmigo sin gastar un duro. Leo el correo en tiempo real si no estoy en casa. Mi dependencia de la comunicación por teléfono se ha desvanecido.

Google Wave

Si con los servicios 2.0 todo se disgrega, veremos como actúa Wave, yo soy bastante escéptico, supongo que porque no lo he probado, pero si pudiéramos volver a unir los comentarios en un flujo creo que nos encontraríamos con un salto comparable al uso de gTalk en lugar del MSN. ¿Tendremos por fin una “sala” dónde poder encontrar no sólo a nuestros amigos sino las conversaciones?

¡Aquí estoy!

El callejón tendría unos 3,5 metros de ancho y al menos 30 de largo, era complicado de decir, las montañas de desechos, orgánicos de muchos tipos, humano entre otros, se amontonaban contra las paredes haciendo que incluso para una persona tan cuidadosa como ella no le importara perder un poco de precisión analizando el lugar con tal de que no se le revolvieran las tripas.

Miró el reloj. Las 2:30 de la mañana.

– Mierda, nunca pasa nada bueno a partir de las 2:00.

Pero se contentó pensando que los refranes tienen sus contradicciones, como aquel famoso del que va por la calle, se encuentra una cartera y exclama “¡Al que madruga Dios le ayuda!”, a lo que otra persona que pasaba por ahí añade: “Más madrugó el que la perdió”.

Cerró las fosas nasales mentalmente y fue directamente a por el primero de la lista. Se encontraba meando contra una de esas paredes asquerosas, concretamente sobre una bolsa de basura mal cerrada. Parecía que le divertía el sonido.

No se preocupó del ruido, sino que con los pies de frente a su objetivo arqueó todo su cuerpo hacia atrás, por la derecha, y con un golpe seco de su codo en el cuello empezó lo que sería una noche muy especial.

Cinco minutos antes había oído hablar al grupo de amigos:
– “¿Nos vemos en el irlandés de siempre?”
– Claro, ¿por qué?
– Voy a mear, vete pidiéndome una pinta de Murphys.

El meón se dio la vuelta, tambaleándose y por un momento pareció que todo el plan se iba al traste, pero no, se limitó a poner una cara rara que podría entenderse como de sorpresa y cayó al suelo.

Lo recogió y lo cargó hasta un rincón algo más oscuro, y bastante más apestoso, como si fuera su amiga, mientras le registraba la ropa. Encontró su móvil y se deshizo del cuerpo, que al caer no hizo un ruido sordo, pero ella tampoco paró a mirar sobre que habría caído, ese ya no era su problema, tenía entre manos la herramienta perfecta para continuar.

Le costó un par de minutos descubrir el patrón de desbloqueo, sencillo, pero su cabeza cuadriculada había determinado que todos los patrones eran equiprobables, con lo que decidió ir probando según formas geométricas fáciles de recordar y de modificar.

Una vez que tuvo acceso al terminal, respiró profundamente, deseó con todas sus fuerzas que alguno de esos frikis a los que seguía hubiera activado el Google Latitude desde sus móviles y tocó la pantalla para ver hacía cuanto de las últimas actualizaciones.

¡Bingo!, dos de ellos lo habían hecho hacía muy poco tiempo. La localización no tenía por qué ser exacta, pero es más fácil encontrar un sólo irlandés en 200 metros a redonda, que en toda la ciudad.

Tardó tan sólo cinco minutos, se encontraba cerca y pese a no haber entrado nunca, conocía aquel pub de vista. Abrió la puerta, se acerco por detrás al grupo de amigos y a la vez que daba un puñetazo en la barra dijo:

– Que sea la última vez que me dejan fuera de un correo en cadena para salir un fin de semana.

————

Esto es de regalo, he puesto en el blog mi localización (arriba a la derecha, de momento), pero para que no me pase lo mismo, sólo comparto la ciudad en la que estoy, sin más detalle.

Atención: cualquier parecido con la realidad es simplemente eso, parecido. El autor no se hace responsable de que a él se le pueda pasar alguna vez añadir a alguien en un correo en cadena.

Extra lap: Cuando digo el primero de la lista, no se trata de una lista tipo Kill Bill, sino el primero de la lista de los correos, el que lo envió olvidándose de ella.