Cansado

La verdad es que sé que tengo muchas cosas pendientes de escribir en el blog y correos a gente, pero aún así sólo va a salir esto. Pienso que sería más cómodo escribir directamente en google plus, pero esa es otra historia y será contada en otra ocasión.

Política.

Hoy “nuestros representantes” han aprobado una reforma constitucional que prioriza el pago de la deuda. Más de trescientos votos a favor, menos de 10 en contra. Casi 140 mil personas han pedido votar (aunque esta cantidad pueda estar inflada).

Quien me conozca sabe que creo que es un timo, un timo de los gordos. La deuda depende en gran parte de los mercados y los mercados están controlados por los especuladores. A partir de ahí no es difícil razonar que los presupuestos de España ahora están (aún más) controlados por los especuladores.

No creo en las medidas para calmar a los mercados. Hoy no ha mejorado la cosa. Los mercados no son predecibles, los mercados no son razonables, los mercados no son justos y los mercados no los he elegido yo. ¿Por qué tienen que controlar mi vida?

Lo que han hecho es legal, que sea legítimo… lo veo menos claro, pero se puede debatir. Pero desde luego no es democrático que nos den poder de decisión a la gente y que se le de más poder a los que no se someten a elecciones. Una pena.

Libros.

Últimamente he leído mucho:

Las críticas se pueden leer en mi shelfari.

Curro.

Mucho y más que viene de camino. Se nota que en 7 meses haya usado sólo 3 de mis días de vacaciones se empieza a notar. Menos mal que me gusta lo que hago, casi todo el tiempo.

Valoro mucho haber leído Rework o Getting real, no puedo más que acordarme de ellos cada vez que entro a una reunión.

Vida.

Eso queda para otro momento. Que no se me haya pasado por la cabeza escribir nada más es un ejemplo de lo cansado que estoy.

Y me quedo con las ganas de escribir de la JMJ, de los abusos policiales… pero no me apetece ya.

El mejor noviembre

Como ya comentaba en la entrada anterior sobre mis avatares, este noviembre ha sido el mejor que recuerdo.

Razones: he salido bastante, ha salido a la venta Chinese Democracy y sobre todas las cosas (aún a riesgo de ser/parecer un llorón) me he reencontrado con una amiga a la que quiero muchísimo. A menos que en los seis años y pico que llevo sin verla haya cambiado demasiado.

Noviembre es el mes de una de las canciones más increíbles para mi, supongo que es un mes tan especial como lo es abril para fans de Celtas Cortos o de Sabina.

Este mes me pagaron por primera vez en Vodafone, donde estoy haciendo una beca de 6 meses y dónde estoy aprendiendo y disfrutando mucho.

No puedo explicar la alegría que me invadió durante semanas ese mes, llevando una sonrisa a dónde quiera que fuera, además de un portátil y/o un libro de Canción de Hielo y Fuego, una serie de libros de fantasía épica muy entretenida (y difícil de conseguir en tapa dura).

Quitando que no pude ir al maravilloso día del cochino el resto del mes ha sido una gozada, discos que he deseado durante 15 años, una beca molona, recuperar ganas de leer, cachondeo, recuperar el contacto con la gente que importa…

Es normal que sea Diciembre y ande un poco desmoralizado, pero eso puede cambiar mañana mismo.