Flipando con mi Samsung Nexus S

Hace ya algo de tiempo que me quedaba maravillado con la cantidad de cosas que podía hacer con mi querido ex-móvil pero ha llegado el momento de dar otro paso más allá.

Al terminar mi carrera del sábado (ya haré una entrada sobre la Tenerife Blue Trail del sábado pasado) mi querida hermana me esperaba con una Sorpresa en la meta, ¡móvil nuevo!

No voy a perder mucho el tiempo contando que se me cae la baba con él, sino que voy a repasar rápidamente lo bueno y lo malo:

Lo bueno:

  • Tarda 20 segundos en arrancar. No es broma.
  • Todo funciona como un tiro. Cosas que yo pensaba que iban lentas por la red (como hacer check-in en Latitude) funcionan ahora perfectamente.
  • La pantalla se ve de cine (a falta de compararla con una SuperAMOLED en la misma mesa).
  • La cámara graba con muy buena calidad y tiene flash.
  • Se ve bonito en mi mano.
  • NO parece un **** hayFON.
  • Tiene entrada normal para auriculares/manos libres.
  • Tiene NFC (esta semana santa pediré cosas frikis para programar).
  • No ha tardado nada en configurar mis apps como en el teléfono viejo (si bien es gracias a Android, no al Nexus, pero la gracia es que ni he notado que trabajaba).
  • No lleva tarjeta microSD, la memoria es interna. Después de que me timaran por una basura de tarjeta de 4GB, agradezco que sea memoria rápida y que no la pueda perder.

Ahora viene lo malo:

  • No tiene led para las notificaciones. Es LO PEOR, aún sabiendo que lo habría notado vibrar, le he dado a encender la pantalla 10000 veces en el trabajo. Como Samsung ha decidido no traer SAMOLED a España, el noled no me vale.
  • No viene con Cyanogenmod, una pena, porque aunque Android 2.3.3 mola, las ROMs de Cyano son un guante.
  • No viene con funda y la carcasa de plastiquete, aunque lo hace ligero le da una pinta de frágil (por rayarse) que no veas.

Lo anterior es lo que he visto en dos días de uso, lo que aún no puedo valorar es la batería, por ejemplo, pero parece que mejor que el móvil viejo sí que va.

Recomendaciones para los que no saben si esperar a los bichos de doble núcleo:

Si eres capaz de sobrevivir sin LED y quieres tener soporte de Cyano, esta parece una buenísima opción. Personalmente creo que los pepinos de doble núcleo van mejor dirigidos a jugones y tablets, no tanto a correos, maps y angry birds.

Acelerar vídeo en Ubuntu

Hace poco he hecho una de esas compras que parecen arriesgadas pero que enseguida muestran todo su potencial, se trata de una tarjeta gráfica NVIDIA 9500 GT. Un poco viejuna podrán pensar, pero es que se da la casualidad de que no la quiero para jugar, sino para ver vídeos en alta definición (aunque en realidad la mayoría no van a pasar de 720p) en mi nuevo monitor de 23″.

Ahora mismo tengo dos ordenadores, un portátil y un sobremesa, pero desde que compré el portátil apenas usaba el otro, más que nada porque era menos potente (y versátil). A la hora de enchufar el monitor se me ocurrió que debería tenerlo en el sobremesa, por ninguna razón en especial.

Mi sobremesa cuenta con P4 a 2GHz y 2GB de ram, está viejito el pobre, aunque es capaz de correr sistemas operativos como Ubuntu con mucha soltura (y también WIndows 7, para mi sorpresa), pero a la hora de reproducir vídeo (o juegos en flash, o vídeos en flash) todo el trabajo lo hace el procesador y la verdad es que se pone al límite con vídeos “normales” y no puede con 720p o superiores.

Pero llegó la 9500 GT a casa y con ella la tecnología VDPAU que logra que la GPU de la gráfica eche una mano (en realidad carga con casi todo el trabajo) y francamente, son los 60€ con más rendimiento que he gastado últimamente.

Los pasos para sacarle el máximo partido son muy fáciles:

  • Instalar el ppa de VDPAU
  • Instalar los últimos drivers de Nvidia desde el ppa
  • Instalar el mplayer compilado con VDPAU y/o motores xine (creo que un sudo apt-get install smplayer auna este paso y el anterior)
  • Decirle al smplayer (o al que hayas escogido que utilice VDPAU, Opciones -> Preferencias -> Vídeo -> Driver de salida -> vdapau)

Ha sido muy fácil y el rendimiento es excelente, esperemos que con la nueva versión de flash (10.1) también se acelere este formato, aunque ahora mismo no sé si esa característica estará disponible también en Linux.

Ver vídeos en flash sin tirar los recursos

La semana pasada fue portada en Digg este vídeo sobre mis islas. Intenté verlo en mi Ubuntu Jaunty, pero resulta que los vídeos en flash usando Linux necesitan unos requerimientos desmesurados, a mi manera de entender al menos. No pasa nada, pensé, lo veo sin ser en alta resolución y si me gusta, ya me busco la vida. Mis dos micros a 1.8 GHz tampoco valen para eso.

Hablando con mi amigo Raúl me comentó como lo hacía él, básicamente abriendo los vídeos con el VLC. A mi el VLC no me gusta. Es un programa con capacidad para casi cualquier cosa. Pero me encanta la filosofía que dice que menos es más.

En un primer momento pensé en buscar la url de los vídeos que quisiera ver (se me ocurren las películas o series en flash) y abrirlas con Totem, pero como muchas veces no es tan fácil como abrir el código y buscar un archivo flv… empecé a tirar de una página que hace el trabajo sucio.

ERROR.

No me acordaba de que cuando abrimos un vídeo en Firefox, según se va cargando se guarda en /tmp con lo que sólo tenemos que dejar el vídeo cargando y abrirlo con nuestro reproductor favorito, pudiendo dedicar los ciclos sobrantes de nuestro procesador a cosas más interesantes.

Además, si perdemos la conexión o tenemos algún problema, si la web lo permite podemos descargar sólo el final de un vídeo que no habrá problemas para reproducirlo.

El poder de Canonical: Ubuntu 8.10 y drivers de Ati

Editado el día 19/10/2008 para corregir algunos detalles.

Hasta el día de ayer me preguntaba lo fuerte que es la comunidad Linuxera. Todos sabemos que Microsoft es una de las compañías que más presiona a fabricantes y hasta ahora no tenía datos para comparar con los sistemas del pingüino.

Hasta ayer. Ayer se publicó la versión 8.10 de los drivers de las tarjetas gráficas de Ati en Linux (comprada no hace tanto por AMD) y maravillas de la vida, en los repositorios de Ubuntu aparecen a la vez que el lanzamiento oficial.

Edición: Realmente lo que aparece en los respositorios no es la versión 8.10 del driver, que sale a la luz de manera oficial dos días después, sino una versión exclusiva para arreglar los problemas de Ubuntu.

Yo, que soy una persona que me quedo con lo que me apetece, prefiero comentar esta jugada que la calidad de los drivers (lo haré dentro de poco), que ya hice una entrada al respecto y a los 5 minutos me cargué la base de datos.

Esta versión de los drivers de Ati, la de Ubuntu, que curiosamente sigue la numeración de las versiones de Ubuntu (primer número para el año, punto y segundo número para el mes), viene a solucionar un problema de compatibilidad con la ABI de Xserver 1.5, que es la versión incorporada a la serie 7.4 de las X, que no permitía sacar todo el partido a las gráficas con distribuciones recientes.

Hay varias distribuciones que ya llevan la versión ‘maldita’ de Xserver, la más conocida Fedora, la distribución ‘comunitaria’ de Red Hatintr. Fedora 9 se lanzó en Mayo y hasta ayer no podía tener aceleración gráfica 3D con Ati. Y se supone que Fedora debe tener el apoyo (entendido como presión) de Red Hat, y que supongo que le habrán dicho a la gente de Ati que se pusieran las pilas, pero no.

Sin embargo, se acerca la fecha de lanzamiento de Ubuntu 8.10 y aparece la versión que necesita Ubuntu a la vez en la web de Ati y en la de Ubuntu. +1 en presión para Canonical.

Otro signo que me da la impresión de que el monstruo se va volviendo más grande es que ayer también salió la versión 10 de Flash. Ese formato que odio pero que hoy se ha hecho imprescindible (veremos si el estándar de vídeo de HTML 5 logra que haya otras maneras de ver vídeo en la web). Pues la gente de Adobe ha sacado, por primera vez, un paquete .deb y no dice nada de Debian, no, dice Ubuntu 8.04+.

Otros productos importantes con ‘soporte’ para Ubuntu son Skype o el navegador Opera.

Poco a poco la cuota de mercado de los GNU/Linux va aumentando y con ello, el interés de las empresas en dar soporte.