Cambios en la manera de comunicarnos

Llevo un tiempo pensado en escribir algo al respecto, pero con esto del twitter, facebook, google reader, identi.ca, etc, parece que escribir en el blog es el último recurso. Pero de eso va el artículo, de como hemos ido cambiando (mejor dicho, como he ido cambiando yo) mi manera de comunicarme.

Todo empieza con el teléfono fijo

Yo era un enano y aquel aparato al que mi hermana parecía enganchada a mi no me atraía para nada. Recuerdo a mis padres diciéndole que tenía que hablar menos por teléfono, pero no creo que a mi me lo dijeran nunca. Cuando era pequeño me daba mal rollo llamar a mis amigos… si lo cogen los padres hay que estar dando explicaciones. ¿Cuándo inventaría algo que se comunicara directamente con una persona y no con una casa?

Y llegó el busca

Nunca tuve uno, pero recuerdo que Killer-Cola los empezó a regalar y a mi se me hacía la boca agua.

El móvil

Una de las cosas buenas de tener un primo teleco es que tuve móvil relativamente pronto. No el primero, pero pronto. La maravilla de los SMS y de dar toques y que en el otro extremo descifraran si eso significaba “conectate”, “ya llego”, “llego tarde”, “he leído tu mensaje” o “me acuerdo de ti”. ¡Qué tiempos! Me gustaba esa comunicación pero los móviles han cambiado… pero eso llegará más tarde.

El IRC

Me encantaba el IRC, con el mIRC, claro. Entrabas en un canal y ahí estaban tus amigos, hablando entre ellos, podías apuntarte a una conversación en curso o abrir un privado. Tenías lo bueno del fijo y lo bueno del móvil.

El MSN Messenger

Yo no fui nunca de ICQ, llegué tarde, pero en cuanto el “MSN” se hizo popular en estas tierras, todo se fue a la mierda. Todo. La gente dejó de usar el IRC y ya no había manera de entrar en una sala y encontrar a tus amigos ahí. Podías hacer un chat en grupo, pero tenías que estar invitando uno a uno y eso era una mierda. Las conversaciones pasaron de ser en grupo a individuales. Para acabarla de joder, llegaron los colorcitos, las frases gilipollezcas en los estados y los virus del MSN.

Jabber/gTalk

Una vez asimilado el fracaso del IRC y resignado a usar el MSN, llegó mi afición por Linux y parece que los frikis de la libertad usaban un protocolo llamado Jabber que permitía algunas cosas interesantes, como estar conectado desde varios sitios a la vez o las salas de chat. Al poco, Google creo gTalk, basado en jabber. Una pequeña maravilla que al estar integrada en el webmail ha hecho que su uso y comodidad se extendieran entre los frikis menos frikis.

Blog, Tuenti, Facebook, Twitter, google reader e identi.ca

Llega la web 2.0 y a mi me entusiasma compartir noticias con los demás. Mientras se desarrolla el dospuntocerismo escribo cosas en mi blog bastante a menudo. El microblogging hace su aparición y uno empieza a escribir chorradas a menudo, con lo que deja de lado los largos artículos. Más adelante, la opción de comentar todo vía Facebook o en el propio google reader hace que las conversaciones respecto a un mismo tema se dispersen, cosa que no me hace demasiada gracia.

Y, por fin Android No tengo un iPhone, no quiero un iPhone.

Tengo un HTC Magic con Android. La manera de comunicarme desde que tengo este bicho ha sufrido un cambio. Estoy 24 horas al día disponible en mi cuenta de gtalk, cualquiera puede hablar conmigo sin gastar un duro. Leo el correo en tiempo real si no estoy en casa. Mi dependencia de la comunicación por teléfono se ha desvanecido.

Google Wave

Si con los servicios 2.0 todo se disgrega, veremos como actúa Wave, yo soy bastante escéptico, supongo que porque no lo he probado, pero si pudiéramos volver a unir los comentarios en un flujo creo que nos encontraríamos con un salto comparable al uso de gTalk en lugar del MSN. ¿Tendremos por fin una “sala” dónde poder encontrar no sólo a nuestros amigos sino las conversaciones?