Un mes con el Moto 360

Moto-360_Map-820x420Ya llevo un mes con mi reloj Moto 360, el que puede haber sido el reloj con Android wear más esperado del 2014 y tengo que decir que estoy extremadamente contento.

Lo primero que tengo que decir es que hace muchos años (desde pequeño) que no uso reloj. Como a tantas otras me personas me resultaba poco práctico la molestia del reloj cuando vivo rodeado de ellos, especialmente el del móvil.

Pero ha pasado una cosa en los últimos años, aunque la tecnología (especialmente Android) que hay detrás de los móviles me apasiona, el tener que usar el móvil no me gusta nada. Estar pendiente de donde está, usarlo en invierno por la calle y que se me congelen los dedos (maravillosa semana invernal en Suiza hace una par de años en la que pensé que perdía la mano), querer mirar algo mientras conduces (coche, bici…), notificaciones molestas constantemente durante todo el día… Pero esto con el reloj me resulta menos molesto de hacer.

Mi uso principal del reloj

Las cosas por las que me dan vida en el día a día se resumen en cuatro puntos:

  • Ver las notificaciones sin que me moleste, una vibración poco molesta, un vistazo rápido y borrar notificación.
  • Contestar a chorradas sin escribir en el móvil. Gracias a que distingue muy bien lo que le dictas, es ideal para despachar rápidamente un chat.
  • Ver la hora.
  • Ver quién me llama.

Con estos tres puntos, puedo asegurar que me despreocupo totalmente del móvil durante el día. Salvo que quiera leer alguna noticia o usar el GPS (mientras Waze no esté integrado con el reloj…). De verdad es una gozada vivir sin móvil y no perderte nada.

Otras cosas que me gustan

26moto-360-smartwatch moto_360-624x351Junto con lo anterior hay un par de cosas por las que recomendaría el reloj:

  • El cargador, que lo convierte en reloj para la mesilla de noche.
  • La duración de la batería, desde las 9:00 hasta las 23:15 y está al 68%. Se ve que las últimas actualizaciones han mejorado mucho este punto que sale como negativo en todos los análisis.
  • Fluidez. Todas las pantallas van fluidas, los que dicen que no en los análisis o deben haber probado una versión anterior.
  • El diseño. Es bonito tanto en negro como en plateado y aunque en la tienda de Google sólo hay dos correas, las que se venden en EEUU son muy bonitas. Cuestión de tiempo.
  • Todo el mundo te pregunta que tal, es un reloj que destaca y nadie me ha dicho que no sea más bonito en la realidad que lo que se imaginaban. Especialmente la gente se sorprende de que no sea tan grande como parece en la propaganda.
  • Puedes llevar música en el reloj y salir a correr con auriculares bluetooth.
  • Puedes usar la navegación caminando en bici sin necesidad de poner tu vida en peligro mirando el móvil.

Cosas que no me gustan

  • Que no se pueda utilizar con iOS. Por motivos laborales llevo un iPhone conmigo (a veces) y me fastidia no poder tener las notificaciones. Espero hacer un artículo sobre iPhone 6 + iOS 8 en breve.
  • Navegar por la pantalla a veces no se hace intuitivo, pero como hay poco que hacer enseguida te das cuenta de que ese gesto que pruebas no vale, que es otro.
  • La correa está demasiado gastada para llevar un mes de uso (es de cuero de mentira).

Resumiendo

Es un reloj chulo, si te gusta no perderte las notificaciones y odias el móvil, es muy útil. Pero es difícil de recomendar con el precio que tiene a menos que seas amante de la tecnología (es un regalo genial para alguien como yo) a amante de los relojes (que los hay muy caros).

Se supone que cada reloj que sale tiene más ventajas (el último de Sony tiene GPS integrado para salir a correr y no necesitar el móvil), quizá mejores baterías están por venir, pantallas con mejor calidad… es más ¡hasta Apple va a lanzar el suyo propio en breve! Si no tienes prisa, no corras a comprar uno de estos relojes, el futuro pinta interesante.

Music is my radar

3986585419_bc19556d86_z

Cualquiera que me conozca sabe que hay una cosa que nunca falta en mi vida: la música. Desde pequeño he escuchado música en todas partes: en casa (principalmente de mi hermana), en el coche (mis padres)… y afortunadamente he escuchado mucha variedad.

Lo que empezó con discos de vinilo y cintas de casete (en el coche, en el Walkman…) de repente tomó un giro brutal.

El mp3. Aún recuerdo el día que me lo presentaron, en una tienda de informática en Santa Cruz (Tenerife), recuerdo que “un disco completo ocupa unas 12 veces menos que en formato WAV”. Por aquel entonces estaría empezando a aprender “de ordenadores” con un Pentium I – 133mHz. Y desde entonces la cantidad y variedad de música que he escuchado no ha hecho sino aumentar. Era la época de Napster, Kazaa, eMule y algún programa más que se me escapa.

Más tarde llegó para mi last.fm. Uno de las primeras maravillas de Internet 2.0. No era sólo una página donde poder recopilar la música que escuchas, recomendar conciertos que te gusten en tu zona, encontrar fotos de los conciertos, sino que ha sido la mejor radio de música que he escuchado nunca. Llega un momento en el que estas cansado de escuchar la música que te gusta y quieres descubrir algo nuevo. Ahí no vale tener 8000 canciones en el ordenador/coche/móvil/reproductor de MP3. Se necesita una radio que te ponga canciones que le gustan a otros usuarios con tus mismos gustos.

Lastfm es barato, un par de €uros al mes, y con una radio impresionante. Otro aspecto destacado era que podías recopilar estadísticas de lo que habías escuchado y a mi, que he subido 123460 escuchas, me aparecía información bastante interesante. Mientras mucha gente contaba las maravillas de Spotify, yo seguía enganchado a lastfm.

Pero la industria llegó y dijo que no podías usar la aplicación móvil en España, el número de canciones que podías saltar (para pasar a la siguiente) estaba limitado, no tenías la posibilidad de escuchar una canción en concreto (sólo radio) y no podías almacenar la música para escucharla sin conexión.

Y entonces llegó Google Play Music, que permitía subir música descargada ilegalmente y tenerla disponible en la nube, hacer listas automáticas, mantenerlas descargadas en el móvil, aprovechar cuando tuvieras WiFi para recopilar canciones que escuchar luego y compartir una escucha gratis con tus amigos de Google+ tras una compra… No era perfecto, pero me gustaba.

Ahora Google Music All Access ha dado otro paso, desbancar a la, para mi, mejor radio por un precio asequible (10€ al mes) que además te permite escuchar toda la música del catálogo.

Aquí os dejo mis razones por las que 10€ me parecen un buen precio:

  • Distintas radios: puedes elegir escuchar música parecida a una canción, a un disco o a un artista.
  • Sin publicidad.
  • Sin limitaciones para saltar canciones.
  • Poder editar la cola de canciones en cualquier momento (aunque sea una radio).
  • Recomendaciones de nuevos discos según tus gustos.
  • Poder acceder a tu biblioteca de música en cualquier momento.
  • Una interfaz bonita y útil, también en el móvil.
  • Fácil y sencillo mantener la música offline en el móvil.
  • Faltan pocas cosas (que me duelan en el corazón, ACDC y Led Zeppelin).
  • Poder completar lo que falta descargándolo y subiéndolo a tu espacio.

Personalmente yo ya no pirateo música, por el precio de medio disco puedo escuchar todo lo que me da la gana y descubrir cosas nuevas. Supongo que hay mucha gente (especialmente en estos momentos de crisis) que no puede gastar 10€ al mes en música pero yo me alegro de que puedo participar en generar beneficios a una industria que me acompaña, fácilmente 5 horas al día.

Cambiando mi opinión sobre Spotify

Hasta ahora siempre me ha caído mal Spotify, no tengo muy claro por qué, quizá sea porque 10€ al mes me parece caro para la basura (con todo el respeto) de radio que tienen. El catálogo está genial, aunque falten cosas, pero eso no es problema de la gente de Spotify, pero la radio de lastfm es tan buena… si además añadimos que los artistas no sacan nada de pasta (Lady Gaga ha sacado unos 160$ de Poker Face)… pues no me gusta.

Pero ahora he cambiado de opinión y eso se debe exclusivamente a Miguel y Jesús, que por norma general no suelen merecerse que se les llame por el nombre, pero esta vez han logrado hacer una de las recopilaciones musicales más acojonantes de la historia y yo, como homenaje, estoy creando una lista en spotify. Tengo que decir que esta recopilación se hizo para el St Pig’s Day (aka El Día del Cochino 2.0 (el enlace no va a funcionar hasta el 21/12/2009)).

La lista se compone de 171 canciones y son más de 11 horas de música, mientras escribo esto sólo tengo las primeras 40, pero creo que ya va valiendo la pena.

Que la disfruten.

http://open.spotify.com/user/arpia49/playlist/4hyq1aCT89ctDMTRssQ9pU.

PD: Los linuxeros pueden copiar el enlace en la caja de búsquedas de Spotify.

Hay mundo más allá de tu PTR

Por norma general me gustan más los títulos autoexplicativos, pero este me gusta.

El hecho: Hace unos días el Gobierno se equivocaba al querer sacar una ley en la que una autoridad no judicial iba a tener capacidad para cerrar un web que distribuyera contenido pirata.

Mi opinión: El que una autoridad no judicial tenga capacidad de cerrar una web no me gusta. El Gobierno dijo que no iba a cerrar ninguna web, que el reglamento se aclararía, pero a mi no me entra en la cabeza hacer una ley de algo que no se va a hacer cumplir me parece que no tiene ningún sentido.

El hecho: La blogosfera arde y se leen cosas como “que se le acabe la subvención a los artistas”, que “si su modelo de negocio es anticuado, se busquen la vida”, “que el Gobierno no debe controlar internet”, “viva la piratería” y otras lindezas.

Mi opinión: Es evidente que la industria del entretenimiento ve como su modelo de negocio se derrumba, es cierto que algunos de los artistas más conocidos y de los miembros de la SGAE cada vez que hablan sube el pan, pero eso no significa que se les de o deje de dar subvenciones. La industria minera también las recibe, así como los agricultores que plantan lino, los abonos de transporte, las PYME e infinidad de cosas más, el dinero de los impuestos es, entre otras cosas, para repartirlo. Las subvenciones tienen su lógica y por muy mal que nos caiga Ramoncín © no debemos dejar a los artistas sin dinero. O al menos a mi me daría vergüenza pertenecer a un país dónde no se haga música, ni películas, ni teatro, ni cuadros de calidad, porque a los internautas les cae mal la SGAE. Por supuesto, lo que hay que hacer es procurar que el dinero se lo lleve quien lo merece, pero en eso me imagino que no hay mucho debate posible.

Sobre la piratería lo tengo claro. Yo pago por música y películas. Me gusta ir al cine, me gustan los conciertos. El problema para mi es que los distribuidores no se han adaptado aún y por eso no puedo comprar más, pero el día que Showtime me de la opción de comprar todas sus series por una cuota mensual para verlas en alta definición y sin tener que almacenarlo en mi PC, tengo claro que seré su cliente. La cultura de lo gratis me parece bien, pero hay que tener claro que hacer un disco, una serie o una peli tiene un precio y si nadie está dispuesto a pagarlo, no se van a hacer más. Habrá gente que haga cosas por amor al arte, por supuesto, pero en el mundo en el que vivimos, ¿qué pasaría si en la radio sólo sonara música de gente que no espera ganar dinero? Que la música, como la conocemos, se iría a la mierda, porque la gente quiere vivir de lo que le gusta y si todos nos dedicamos a bajarnos las pelis de moda en screener, estamos incumpliendo la ley, jodiendo a la industria y jodiendo a los artistas. Por supuesto yo ni defiendo este modelo de negocio ni de vida consumista y además creo que algo pasará para que el ocio no se acabe. Algo como lastfm, spotify o similar, pero todos sabemos que si no hay ingresos, esos servicios no se mantienen del aire.

Sobre lo de que los Gobiernos no deben meter mano a internet… ¿y de los pederastas nos encargamos nosotros? Los Gobiernos deben ser el reflejo de la ciudadanía. No me entra en la cabeza que el spam se vaya a acabar si los Gobiernos no deciden que eso es delito. Lo que no se puede hacer es querer intervención gubernamental para lo que nos gusta y que no intervengan para lo que nos venga mal a nuestro bolsillo.

Me da a mi la impresión de que bajo un asunto en el que se tiene razón, los jueces son los que tienen que cerrar las webs (o lo que sea) se están metiendo muchas cosas y hay mucha gente interesada, desde las empresas de gestión de derechos de autor hasta los vividores de la internet y, francamente, que el poder lo tenga la SGAE o los de la economía de la cancamusa me es indiferente.

Fin del asunto: me alegra que, de repente, se hable de política entre alguna gente, pero me parece que hay quien cree que es más importante lo que pasa con internet que el resto de cosas de su vida, por eso me da la impresión que la mayor parte del posible voto descontento con el PSOE, por este asunto, se va a ir al Partido Pirata y pienso que es un error ya que lo que debemos tener es un Gobierno que se preocupe del total de sus ciudadanos, no quiero ni ver que pasará si los mineros sacan su propio partido, los agricultores o los trabajadores de la construcción. Pero esto es otro tema y será tratado en otra ocasión.

Corta la vida en pedacitos

Hablaba hace poco con Migue de los cambios que da el cantante de Papa Roach en cada disco… pero no me voy a poner a hablar de este fulano.

La clave en algunos momentos de la vida (si no en todos) es cortarla en pequeños pedazos que puedas abarcar. Nadie ha dicho que por hacer eso los problemas dejen de existir, pero desde luego es la única manera de afrontar problemas grandes con garantías.

Y quien dice cortar en pedacitos la vida, dice un PFC.

Paciencia

¡Qué fácil es dejarse llevar por la mala leche!

En un principio esto iba a ser una entrada hablando de las desgracias de la semana pasada, que se puede resumir en algo como “ausencia de sorpresas, sólo estudio”. Si bien no es verdad del todo, porque el jueves vino mi londoner favorita y nos pusimos al día de chismes, que siempre está bien.

El domingo salí a correr y yo no sé qué tiene ese parque que hace que se te olvide todo lo malo, así que paso de entrar en más detalles. Una semana que prometía y se ha quedado en una semana más, con su luna llena sin aprovechar.

Por desgracia hoy tampoco ha sido un buen día en el 4.1.A03 y la moral ha bajado un poquito.

No vale para nada, pero me quedo más tranquilo poniendo este vídeo.

Probablemente uno de los conciertos más alucinantes que haya dado Guns N’ Roses. Éste acústico con Imagine precediendo el final de Patience es maravilloso.

Y es qué…

All we need it’s just a little patience

Prey for me

Ayer recordé que había un guitarrista nuevo en Guns N’ Roses, un tal DJ Ashba. Viene a sustituir a mi querido Robin Finck, que vuelve a NIN.

Investigando un poquito, resulta que el amigo DJ Ashba, además de tener una pinta opuesta 100% a Robin, forma parte de Sixx:A.M., un grupo que me recomendó mi consultor musical particular, Antlz, con lo que de momento me parece que voy a tener que respetar a este chico.

A medida que se acercan los exámenes y otras cosas mucho más aterradoras, como decidir dónde vivir a partir de agosto, voy necesitando pensar en otras cosas más allá de las clases. Así que cómo el vídeo me encanta, ya puedo escribir sobre algo irrelevante y acostarme un poco más tarde de lo que debería.

Resumiendo, es la mirada más sexy que he visto en internet en mucho tiempo (con todo lo que eso significa) y todo el mundo sabe lo importante que son unos ojos bonitos.

Por cierto, estreno tema oscuro.

El infierno está en el número 6

La música la pone Moais, que por fin han sacado su EP. Por supuesto, como son gente del siglo XXI, han decidido que lo podamos disfrutar todos y lo podamos descargar: Moais – Tras las esquinas del círculo.

=http://arpia49.dontexist.com/wp-content/uploads/2009/03/04-antes-de-poder-salir.mp3,Moais

El infierno no está tan caliente como dicen, lo que pasa es que la gente entra acojonada y empiezan a susurrarse unos a otros ¡Qué calor hace! y claro, cuando un par de miles de millones de almas en pena se ponen a decir que hace calor, ya puedes estar en mitad del espacio (o unos metros más allá, no me voy a poner quisquilloso) que realmente vas a notar el calor, aunque sólo sea por los litros (he hecho los cálculos) de saliva que habrá flotando en el ambiente.

Quitando lo de la saliva, ya digo que no es un sitio tan malo. Cuesta encontrar una parcela libre, sí, pero no tardas demasiado en darte cuenta de que nadie tiene su asentamiento fijo y que dormir de pie no es tan desagradable. ¡Tienes toda la eternidad para encontrar un piso!

El día a día… es tedioso, no se puede negar. Tu ración de besos envenenados, de palabras necias, de falsas esperanzas, comentarios por la espalda, decepciones… al final uno se hace a todo. No es que te de igual, pero casi. Lo bueno es cuando llega alguien nuevo. Es de los momentos en los que realmente disfrutas. Te haces su amigo, tratas de acercarte y cuando ya cree que eres su único confidente… ¡zas! ración de besos envenenados, de palabras necias, de falsas esperanzas, comentarios por la espalda, decepciones…

Al principio tengo que reconocer que me parecía mal, pero una vez que te lo tomas como un juego… la culpabilidad no te oprime debajo del pecho. O dónde debería ir el pecho, porque otra cosa que la gente confunde es porqué a veces aparecemos como fantasmas. No se trata de que se nos haya derretido el cuerpo, ni de que de tanto trabajar nos hayamos quedado en los huesos, que va. El problema son los latigazos de los jueves. 666 latigazos a la semana, 52 semanas al año, durante “toda la vida”, puedes hacer que cada latigazo sólo te despedace un poquito, que con el tiempo lo pierdes todo. Tampoco es para tanto. Una vez que no tienes cuerpo, no te tienes que preocupar por buscarte un hueco dónde dormir, además, ¡es más fácil asustar a los novatos!

Lo que peor llevo sin lugar a dudas es la ausencia de un líder carismático que nos guíe. Satan… su momento pasó. Primero dejamos de temerle a Él, luego a Dios. Imagina la de tiempo que hace de eso ya. Hace bien en no aparecer en público, sería como ver a Induraín descolgándose del pelotón otra vez.

Hitler… Nadie sabe como arriba tuvo tanto éxito. El tío es feo y los malos con bigotes ya no nos asustan. Sin mano que levantar, no es nadie.

Anakin Skywalker… desde que decidió volverse bueno otra vez… la gente le señala con el dedo. Además, como todos los jedis, al morir dejan la ropa en ‘el plano mortal’ y francamente… llegar desnudo es una cosa, pero… aquí la excusa del frío no nos vale.

Al que espero con ganas es al T-800, ese sí que tiene un desnudo imponente y no Darek. Pero bueno, parece que aún le queda un tiempo en la Tierra tocando las narices con el papel que Skynet le ha dado.

Algún día contaré como logré salir de allí y lo mucho que me arrepiento… en el cielo hace tanto calor…